Cómo vestir de Amazona I

AMAZONA 1

 

Cada vez que veo a una mujer montando a la amazona me hago la misma pregunta, ¿sólo dejan montar así a las mujeres guapas?. No lo puedo evitar cuando me las encuentro en los paseos de las ferias o romerías las observo, derrochando elegancia y belleza, y, en cierto modo, las envidio. Me atrae tanto este arte que llegué a practicar esta modalidad de monta sólo por sentir su delicadeza y llevar esa vestimenta, aunque he de confesar que nunca llegué a ir a ninguna feria, por lo que aún me queda lo de vestir el traje (todo se andará, quizás algún día lo retome). Tonterías a parte me alegra muchísimo que sea una modalidad que cada día se practica más y que recupere su presencia en los festejos. Pero, ¿es el arte y la vestimenta lo que hace a la mujer tan elegante y atractiva o es al revés?

 

Eso siempre será una gran incógnita, pero lo cierto es que el atuendo de amazona a la vaquera es el más distinguido y refinado. La amazona se distingue en el mundo de la equitación por su elegancia y las directrices para vestir de esta forma son muy estrictas, pero es una norma no escrita, por ello intentaré explicar lo mejor que pueda la forma correcta de vestir de amazona a la vaquera.

 

AMAZONA 5

 

El traje tradicional de amazona en Andalucía es a la vaquera, y usa tanto para festejos (ferias y romerías) como para concursos de doma de esta modalidad. La pieza distintiva de este atuendo es la falda que tiene la singularidad de ser más larga y amplia por el lado derecho. Tiene una abotonadura en la parte posterior para poder recogerla y andar cómodamente cuando bajas del caballo. Suele ser de tela pesada para evitar que la falda vuele, llegando incluso a coser pesas en el dobladillo o a utilizar bordados para trajes de espectáculo.

 

Existen dos modalidades: el traje corto y el traje de rondeña. En este post vamos a hablar sólo del primero, para no ser muy pesada, y dejaremos el de rondeña para más adelante.

 

Amazona con traje con chaquetilla

Amazona con traje con chaquetilla

 

El traje corto puede ser con chaquetilla o con guayabera de algodón, lana o hilo según la época del año. Se diferencian en que la chaquetilla tiene solapas y la guayabera, que es la más usada, es recta y con cuello de tirilla. Si usas guayabera tienes que abrochar sólo el primer botón, mientras que si usa chaquetilla puedes llevarla abierta o completamente abrochada. Suele utilizarse siempre debajo chaleco a juego con la chaqueta y blusa blanca. Se usan camisas sencillas y sobrias, o totalmente lisas o con pechera plisada, y siempre abrochadas hasta el último botón. Éste es un traje muy elegante, así que si quieres ir sexy mejor escoge otro atuendo.

 

Amazona con traje con guayabera

Amazona con traje con guayabera

 

Los colores, tanto de falda como de chaquetilla y chaleco, es con lo que más podremos jugar. Si bien lo tradicional es que sean muy sobrios (negro, gris o marrón), se utilizan otros tonos para las más “atrevidas” como serían azul, beige, verde botella o burdeos, los colores muy estridentes quedan totalmente descartados. Podemos elegir diferentes combinaciones según el gusto de cada una, aunque lo normal es que chaquetilla y chaleco sean del mismo color, y lo mismo para la falda o en contraste. Se emplean telas lisas o estampadas con rayas, espigas… siempre con gusto y discreción.

 

AMAZONA 3

 

El sombrero de ala ancha es el compañero indispensable del traje, y su color se escoge en función del resto de la equipación usándose normalmente gris, negro o marrón, con una cinta en la parte de abajo. Es importante llevarlo bien puesto, calado en la frente y un poco ladeado. Una curiosidad es que las mujeres es costumbre de que lo inclinen hacia el lado izquierdo, mientras que los hombres es hacia el derecho.

 

Otros accesorios imprescindibles para una buena amazona son el pañuelo plegado y anudado a la cintura, y la vara, siempre de árbol y no sintética, aunque más que un complemento ¡es una herramienta de trabajo!. No debes usar adornos exagerados ni joyas, y por supuesto las flores en el pelo quedan totalmente descartadas. Los pendientes deben ser pequeños, siendo muy aconsejables las perlas. El pelo tiene que estar recogido, normalmente en moños bajos, y tenemos que olvidarnos de horquillas o pasadores llamativos, recordad la sobriedad es imprescindible (como dice siempre una amiga amante de la decoración nórdica, “menos es más”). En cuanto al calzado, podemos llevar botas camperas o botines con polainas ( las chicas de la Asociación Española de Monta a la Amazona, nos han ayudado con esta errata dado que no se deben usar polainas por ser un elemento de trabajo masculino y además porque si las llevásemos nos podrían molestar sus cierres en la pierna que cruza sobre la montura), y la espuela, obviamente, solo en el pie izquierdo.

 

AMAZONA 7

 

Para terminar, que bastante cosas hemos dicho ya, unos pequeños detalles que no se te pueden olvidar para ser la perfecta amazona. Lo siento pero tienes que dejar en casa las gafas de sol, los guantes y, por supuesto, el reloj de muñeca (sé que no te puedes separar de él, pero tendrás que olvidarlo por unas horas).

 

Nadie dijo que ser la reina de la elegancia fuese algo fácil, pero si has superado lo de montar sólo con un pie, la vestimenta será sencillísimo.

 

AMAZONA 2

 

FOTOGRAFÍA: Marta Huertas

QUEDA PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE ESTE MATERIAL SIN CONSENTIMIENTO DE SU AUTORA